Tabernáculo de la Fé

“El Espíritu Santo es el nervio y motor de la iglesia, es quien nos guía y nos fortalece”