Tabernáculo de la Fé

El bochinche, la cizaña, y el chisme en Panamá

El bochinche, la cizaña, y el chisme en Panamá

2

Por Apóstol. Manuel A Ruíz

Existe un síndrome social que afecta a muchos panameños, y en general al pueblo latinoamericano. Me refiero al mal hábito del CHISME. Pareciera ser que esta forma de “comunicación”, es la predilecta para muchas personas, acarreando con ello por lo general en la mayoría de las ocasiones, resentimientos, pleitos, divisionismo, ruptura y desavenencias en el seno familiar y en algunas ocasiones ha producido hasta crímenes y tragedias horribles. EL CHISME en una actitud inmoral para el alma de los seres humanos y para la sociedad. La BIBLIA declara: “HAY HOMBRES CUYAS PALABRAS SON COMO GOLPES DE ESPADA; MAS LA LENGUA DE LOS SABIOS ES MEDICINA” (Proverbios 12:18)

Apreciables lectores, una persona CHISMOSA, es alguien cuya lengua es como espada afilada.

CHISMOSO es aquel que previo conocimiento de algo, lo manifiesta a su manera, argumentando y exagerando la realidad de los hechos hasta sembrar cizaña, aun mintiendo.

Por otra parte, alguien chismoso, es una persona no apta para trabajos que requieren discreción y reserva de los asuntos inherentes a una compañía, institución pública y operaciones importantes del Estado. Las Santas Escrituras nos declaran, que por la bendición de los sabios una nación es engrandecida, porque el sabio es prudente y calla, más por el falto de entendimiento (CHISMOSO) una nación puede ser trastornada. (Proverbios 11:13)

Amigos míos, Dios repudia el CHISME por ello cuando ISRAEL salió del cautiverio egipcio, el señor estableció leyes, que además de acercar al hombre con su CREADOR estableciera pautas que hicieran más sanas y pacíficas las relaciones entre los individuos.

“NO ANDARÁS CHISMEANDO ENTRE TU PUEBLO. NO ATENTARAS CONTRA LA VIDA DE TU PRÓJIMO. YO JEHOVÁ” (Levíticos 19:16)

Observe, como DIOS relaciona el CHISME con atentar contra la vida del prójimo. Es que un CHISMOSO, es un individuo que atenta contra la integridad y la sana convivencia de la sociedad, pues su lengua es un arma letal.

Este mal hábito del CHISME no es algo innato en el ser humano, sino es una conducta que se aprende desde las edades más tempranas, por los modelos o ejemplos que se den en la familia. Sin en el hogar los pequeños observan que cotidianamente sus miembros se dedican a criticar, murmurar, desacreditar e indisponer a otras personas, créamelo usted distinguido lector, que aquellos que hoy llamamos el futuro de nuestro país, también harán lo mismo. Se impone la necesidad, que en los hogares se rescaten los buenos valores, con el fin de legarle a nuestra nación mejores hombres y mujeres, que en el día de mañana abanderen no solo el progreso del país, sino también la concordia, la armonía, la unidad y la paz.

Deseo culminar este escrito haciendo un vehemente llamado de atención a mis paisanos panameños, a fin de que superemos esta vergonzosa actitud, que lejos de darnos la satisfacción de ser un pueblo de gente cordial, pudiera convertirnos en una nación de gente inmadura a quienes difícilmente las demás personas quieran respetar. Haga el firme propósito de hablar solo lo que es correcto y verdadero.

“OÍD PORQUE HABLARÉ COSAS EXCELENTES Y ABRIRÉ MIS LABIOS PARA COSAS RECTAS.PORQUE MI BOCA HABLARÁ VERDAD, Y LA IMPIEDAD ABOMINAN MIS LABIOS. JUSTAS SON TODAS LAS RAZONES DE MI BOCA; NO HAY EN ELLAS COSA PERVERSA NI TORCIDA” (Proverbios 8:6-8)

                             Escrito y realizado por el Apóstol Manuel A. Ruiz

Jueves, 28 de mayo de 1998

                                                      En el diario la Estrella de Panamá