Tabernáculo de la Fé

La Iglesia es un ente restaurador

La Iglesia es un ente restaurador

 

Por Apóstol Manuel A. Ruíz

Cuando observamos los resultados del quehacer humano, nos causa profunda impresión como el hombre ha adelantado enormemente, en cuanto a lo tecnológico, cultural e Intelectual. La ideas y proyectos son discutidos ampliamente hay una sensación de que existe un entendimiento mutuo entre las distintas sociedades del orbe. No nos cabe menos que elogiar a quienes de una u otra manera procuran el bienestar humano, y que parcialmente lo han logrado a través de la gestión altruista y humanitaria de hombres y mujeres, que han acudido al llamado urgente de su prójimo. Sin embargo, debemos considerar el aspecto moral y familiar de la sociedad. Las Sagradas Escrituras son luz para la saludable cultura y moralidad de los pueblos.

“JESUCRISTO VINO PARA QUE TENGAMOS VIDA, Y VIDA EN ABUNDANCIA” (Juan 10:10)

Hoy en día podemos observar los serios problemas tales como el ABORTO, EL DIVORCIO, EL ALCOHOLISMO, LA DROGADICCIÓN, LA DELINCUENCIA, LA REBELDÍA, ETC, que son conflictos agudísimos en las postrimerías de nuestro siglo, y la marcada tendencia generalizada de catalogar a quienes viven bajo estos TRAUMAS Y FRUSTRACIONES, O como personas de mala condición , y por ende relegarlos de la Sociedad. La palabra RESTAURAR significa: reparar, devolver o restituir, y tiene una connotación que se refiere al PERFECCIONAMIENTO DEL SER HUMANO, cuando una persona se arrepiente y se somete a la orientación de DIOS. La Santa Biblia sostiene que la Iglesia de JESUCRISTO, es un ente restaurador. “JESÚS VINO A BUSCAR Y SALVAR LO QUE SE HABÍA PERDIDO” (Lucas 19:10).

Muchas Veces nos olvidamos de que DIOS es misericordioso y perdonador, y no quiere que nadie permanezca postrado y derrotado, razón por la cual ha provisto un medio para librarnos de la frustración y la derrota a través del EVANGELIO. CRISTO JESÚS instituyó la iglesia para que toda persona queda ser restaurada. La verdadera misión de la Iglesia de hoy, es RESCATAR AL PERDIDO, Y HACER DE EL UN HOMBRE DE BIEN, con integridad, moralidad, y en condiciones óptimas para compartir en la sociedad. Las Instituciones de bien público, colaboran, apoyan y ayudan al ser humano; pero solo la FE que enseña la Iglesia Persona, transforma y hace superar al individuo.

Dios ha sido en extremo bondadoso y misericordioso para con PANAMÁ  y sus habitantes. Luego de una feroz invansión armada y pérdidas cuantiosas el SEÑOR ha restablecido admirablemente a nuestra Patria. Por ello, debemos estar siempre agradecidos con DIOS, y procurar con cuidado y diligencia conocerlo más y más y esforzarnos por el progreso de nuestro país.

Así como DIOS hizo nacer flores en el árido desierto de ISRAEL, haciendo de ella una nación próspera, de la misma manera desea prosperar y bendecir nuestras vidas. El Apóstol Juan nos dice:

AMADO YO DESEO QUE SEAS PROSPERADO EN TODA LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASÍ COMO PROSPERA TU ALMA.” (3° Juan 1:2)

 

Escrito y Realizado por el Apóstol Manuel A. Ruíz

Martes, 4 Agosto 1998

En el diario, La Estrella de Panamá